“Las mentiras tienen las patas muy cortas”, también en la sanidad privada madrileña