La sanidad privada de Madrid, obligada a defenderse y denunciar falsedades