La sanidad privada aporta valores añadidos de bienestar