El historial clínico compartido entre entidades públicas y privadas es ya una realidad en la Comunidad de Madrid